La controversia del neuromarketing en las empresas, ¿es algo ético?

0
47
neuromarketing

El neuromarketing utiliza imágenes de resonancia magnética funcional (FMRI), una tecnología médica para escanear los cerebros de los voluntarios para saber como perciben varios productos y anuncios. La idea detrás del neuromarketing es descubrir qué tipos de factores desencadenan respuestas neuronales positivas; la información obtenida de la investigación en neuromarketing tiene como objetivo proporcionar una visión más profunda del cerebro humano, pero sus resultados son orientados al marketing y a campañas de lealtad a una marca comercial.

La investigación en neuromarketing comenzó en la Universidad de Harvard a finales de 1990, y fue iniciada por el profesor de marketing, Gerry Zaltman, quien patentó otra técnica de neuro-comercialización llamada la técnica de elicitación Zaltman Metaphor (ZMET), que explica como las sondas ZMET trabajan debajo de la superficie para descubrir  “lo que la gente ignora”, es decir, las fuerzas motrices subyacentes que influyen en la decisión de una persona para comprar un producto, contratar un servicio, e incluso para formarse una opinión. Dado que aproximadamente el 95% de todo el pensamiento se produce en el inconsciente, la mayoría de estos factores adolece de métodos de investigación tradicionales.

Sin embargo, aunque muchas de las grandes empresas utilizan el neuromarketing  o el ZMET, existe una gran controversia acerca de su utilización; pues el neuromarketing da una visión sin precedentes en la mente del consumidor, lo que debe resultar en mayores ventas de productos o la preferencia de marca, e incluso lograr que los clientes se comporten como se requiera que se comporten.

Desde esta visión la controversia es lógica, se habla de un neuromarketing con lavado de cerebro y control del comportamiento que podría aplicarse a otras áreas para vender cosas. Los críticos también temen que los jóvenes estarán dirigidos dócilmente hacia el consumo de productos poco saludables que pueden conducir a la obesidad, la enfermedad, o al abuso, así que, se dice que esto se suma a la actual epidemia de las llamadas “enfermedades de marketing”, tales como la anorexia, la bulimia y la diabetes tipo 2; se cree que el neuromarketing podría intensificar estas tendencias, y muchos no ven ningún beneficio para el público con las técnicas de los vendedores que están buscando siempre una manera de, como ellos lo ven, someter la mente humana para obtener ganancias financieras. Cualquiera que sea tu posición al respecto, creemos que es importante que se sepa la controversia ética que elegir una de estas técnicas de venta implica.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS

Please enter your comment!
Please enter your name here