buyer persona

La podemos definir como una forma semi-ficticia de nuestro comprador final, o tal vez potencial, edificada a partir de su búsqueda estadística y los estudios de necesidades, comportamientos y motivaciones. En resumen, significa ponerse aún más en los zapatos de nuestra clientela objetivo para entender qué quieren del producto para cubrir a cabalidad sus exigencias. Pero ¿cómo puede desarrollarse el buyer persona? Para comenzar se debe obtener datos e información notable a través de cualquier instrumento de investigación, desde estudios de mercado, análisis exploratorios, encuestas, hasta entrevistas a fondo. La cantidad de personas va a depender de la magnitud de su empresa. Estas son algunas de las preguntas que se deberían considerar como prioritarias para desarrollar su personaje: ¿Cuál es su inquisición demográfica?, ¿En qué labora y cuál es su nivel de seniority?, ¿Cómo viven un día normal en su trabajo?, ¿Cuáles son sus necesidades cada día?, ¿Cómo conseguimos ayudarle a solucionar sus principales puntos frágiles?, ¿Dónde concurren para obtener información necesitada?

Tomando como punto de partida la información recogida, puede crear un panel de su buyer persona y describirla como si en realidad fuese una historia. Puede fijar un nombre genérico (María Estrategia, José Junior o Gloria CMO por ejemplo), si es posible puede añadir una fotografía que pueda describirla con mayor detalle. Las buyer personas pueden considerarse como el ingrediente estelar para cualquier táctica de marketing de contenidos  por el motivo de que se puede generar un panorama más cercano al comprador. Saber de nuestros beneficiarios a partir de qué los determina les deja una idea mucho más clara sobre cuáles contenidos consumen y qué necesitan verdaderamente de la marca. De esta manera se acercará aún más a ese consumidor real que obtiene, o está dispuesto a adquirir, su producto.

En el marketing digital es muy constante el término de buyer personas, mayormente cuando abordamos la definición de la estrategia. Este término además se utiliza para escoger a un sujeto simulado que se pretenda representar en los distintos fragmentos de consumidores a los que se quieren dirigir. En particular, consiste en colocarle nombre, personalidad y características a lo que anteriormente era simplemente una fracción de población. Gracias a las buyer personas se puede tener más definido el cómo conectar con este tipo de mercado y lograr que compre. Permite de la misma manera concretar lo indeterminado, inspeccionando que todo el equipo de trabajo sepa de una ojeada las necesidades y arquetipo de contenido que se debe generar para los diversos tipos de cliente. Del mismo modo se consideran como la piedra angular para establecer un mapeo de contenido dentro del Buyer Journey de la estrategia de marketing.

Las buyer personas pueden ser creadas a granel, recuerde que todos son diferentes, pero tomando en cuenta la simplificación de los detalles para facilitar el poder agruparlos en segmentos de mercado definidos. No lo olvide, el personaje no existe y por lo tanto puede crearlo como lo crea conveniente. De igual manera puede entender a la perfección el pedazo de población que quiere plasmar y saber resumir todo en una idiosincrasia creíble y análoga. Esto requiere de un proceso de sumersión que muchas veces se convierte en entrevistas a nuestro target.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS

Please enter your comment!
Please enter your name here