Home > Mercadotecnia > Email Marketing > Cómo una página de aterrizaje impulsa la generación de prospectos
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

página de aterrizaje

Cómo una página de aterrizaje impulsa la generación de prospectos

A lo largo del tiempo la landing page ha ido cobrando un significativo diferente, es decir, ya no es una página de aterrizaje únicamente, aunque esa sea su definición original. Una página a donde aterrizas porque justamente vienes de un sitio diferente.

Se les llama página de aterrizaje porque es el último lugar al que llegabas después de oprimir un botón en una página web, en un banner o en algún enlace. Pensamos que ahora no es que necesariamente vengan de algún lugar, sino que ahora existe la posibilidad de que ocurra lo contrario, que la página de aterrizaje vaya al encuentro de los usuarios, que funcione como un anzuelo.

Vamos a explicarlo de otra manera; imaginemos un lago lleno de peces e imaginémonos a nosotros yendo de pesca. No porque tengamos los elementos necesarios propios de dicha actividad y estemos frente al lago seremos unos buenos pescadores. Lo que nos haría realmente unos pescadores o lo que hace a un buen pescador es un todo integral, desde el lugar que eliges para pararte, es decir, tal vez la roca ubicada en cierto punto del lago además del clima que eliges, el día, la hora, el cómo mueves la caña de pescar, hacia donde diriges el anzuelo, el tiempo de espera, todo eso en conjunto es lo que te haría pescador; un buen pescador.

Lo mismo sucede con las landing pages o páginas de aterrizaje. Tal vez sería rudo llamarlas páginas anzuelo porque carecería de cualquier carácter diplomático y aunque sabemos que una landing page sirve para atraer posibles prospectos o interesados en cualquier tema ciertamente es un hecho que el emisor y el receptor, siendo el receptor el que conecta con nuestra landing page, es uno de los personajes de los cuales sabemos perfectamente sus roles, bueno pues también es cierto que existe esta cortesía o amabilidad de no referirlo o dar por hecho que el receptor es nuestro interesado comercial así que el emisor y receptor jugamos un performance o actuamos de manera gentil este evento comercial o de comunicación en el cual el emisor, es decir, nosotros los creadores de la landing page no llamamos a quien visita nuestra página de aterrizaje como un cliente, siempre hablamos con él como si nosotros no tuviéramos el interés de llegar a sus ojos, de llegar a sus oídos, de llegar a sus sentidos.

La página de aterrizaje tiene este espíritu accidental, circunstancial donde el receptor es el que llega a ella y no al revés por lo que nuestro lenguaje debe ser muy fortuito entre ambos, por lo mismo, es que utilizamos frases abiertas, independientemente de si hablamos de usted o de tú. Son comunicados abiertos donde actuamos o pretendemos que el receptor llegó ahí por sus propios medios y nosotros jamás buscamos aunque hayamos pagado tal vez a alguna agencia o algún sistema para su difusión, no importa, nosotros mantendremos el espíritu de la página de aterrizaje como un encuentro accidental tal como sucede en la pesca. El anzuelo está quieto en un lugar estratégico sí, pero no es que el anzuelo ande moviéndose para ir a la boca de los peces no, está quieto y así en esta misma analogía te platicamos aquí los elementos que la conforman y su importancia.

El hilo de la caña de pescar, el mango, el lugar, el clima, el día, la hora que nos han permitido lograr una pesca eficiente en algún lugar de México y Latinoamérica son de alguna manera específicos para un lugar en particular; cada lugar debe tener sus variaciones, magnas o mínimas, la creación de páginas de aterrizaje que hemos realizado están pensadas y hechas para un público en particular, con una cultura determinada, poco a poco te irás dando cuenta de lo importante que es ubicar el lugar y la dirección que debas tomar hacia lugares específicos.

Cuando comenzamos con las primeras páginas de aterrizaje no sabíamos bien en qué piedra pararnos, no sabíamos el lugar exacto donde debía aventar el hilo y el anzuelo de la caña de pescar; estamos hablando del formulario; ese lugar donde los receptores o usuarios depositan sus datos para enviarlos de manera electrónica, pensábamos que podríamos ubicarlo en cualquier parte de la página web llamada landing page, pero después de que algunos expertos nos ayudarán a establecer un lugar adecuado comenzamos a pararnos en la piedra correcta, es decir, comenzamos a ubicar al formulario en el primer pantallazo de la página web, esto es en la parte superior de la misma pues en todo momento debe ser la parte más atractiva el recorrido visual y lo primero que debe ver el usuario. Debe llegar ahí a través de imágenes, lectura y en este caso posición.

Dijimos hace un momento que el tema sería tratado localmente así que debemos mencionar aunque parezca obvio, que México es perteneciente a una cultura occidental, y eso ¿qué tiene que ver?. Pues que la lectura o el recorrido visual se hace de izquierda a derecha por lo que nuestro formulario deberá colocarse en la parte superior y en la parte derecha de la página dejando el lugar a algún comunicado breve, contundente de la parte inicial, es decir, de la izquierda hacia la parte derecha con la que deba conectar preferentemente con el formulario.

Hablaremos ahora del anzuelo, el anzuelo es el mensaje que invita a nuestro posible prospecto o interesado a hacer interacción con nosotros a través de ese formulario, esto quiere decir que no necesariamente el que haya llegado hasta la página de aterrizaje quiere decir que ya es una persona que ha interactuado totalmente con nosotros a través del formulario. Para que haga esto necesitamos presentarnos de la manera más cordial y como suele hacerse bajo las más básicas normas de educación, no vamos a pedir sin antes dar, así que los creadores de las páginas de aterrizaje deben contemplar esta pequeña fórmula de “dar para recibir” y lo que ella pueda significar para el objetivo comercial o de comunicación y resolver con lo que se tenga al alcance esa pequeña pero grandiosa filosofía.

Un ejemplo podría ser el siguiente: “¿quieres aprender a invertir y así hacer crecer tu dinero? haz clic aquí y recibe un valioso regalo en formato PDF que te ayudará a obtener las técnicas para que en cinco días logres a cambiar el chip hacia una cultura de la inversión total”, después de este mensaje que se hace antes de llegar al formulario vienen el mínimo de los campos posible los únicos requeridos e indispensables, no más. Mientras menos difícil le expongamos el proceso a nuestro visitante para hacer clic en el botón es mucho mejor para una landing page.

Una página de aterrizaje se caracteriza justamente por no tener elementos distractores como enlaces relacionados, un menú y demás elementos considerados como puntos de fuga, de tal manera que el ideal es tener un mensaje breve llevarlo en un recorrido lógico, armónico, visual desde el inicio del mensaje hasta el formulario y culminando en un botón llamado así “call to action” para que el proceso sea lo más orgánico y lógico posible.

La última parte del anzuelo es el botón del cual me gustaría decir que es también importante lo que se escribe en el. Usualmente estamos acostumbrados a leer en los botones “aceptar, cancelar, enviar, guardar”, etc. El call to action también es importante en su mensaje, debemos hacer el trabajo de escoger un verbo para la acción y no dejar un mensaje ambiguo y/o abierto pues el visitante al igual que en una plática o en alguna pregunta donde pueda tomar la opción o la elección más sencilla y cómoda optará por elegirla, si le es posible no oprimir ese botón, no lo oprimirá. Es así que de manera ideal nuestro botón no contendrá una pregunta o una opción cómoda si no que tendrá escrita una acción o un verbo que force a nuestro visitante hacer congruente con lo que está leyendo es decir no pondremos un “quieres saber más? o “más info aquí”. En vez de esto escribiremos en nuestro botón algo como: “Quiero aprender a manejar mi dinero” o “Quiero que me envíen mi regalo”, si notas la diferencia radica en que es más agresivo o demandante, sacude de alguna manera la lectura y actitud del usuario como una nota alta o como un punto y aparte. De hecho, después de este “call to action” puede ir a la información complementaria en la parte subsecuente, como fotografías de ejemplo, descripción del servicio o producto, etc.

El segundo ejemplo:”Quiero que me envíen mi regalo” sirve para que podamos darle poder al visitante; él está a cargo, él es quién manda sobre algo que no fue creado por él, de una página que encontró casi casi de manera accidental y, recordemos un poco entonces, esto es: número uno para empoderar y número dos para dar coherencia al usuario con el verbo, conectarlos y no tener puntos de fuga con mensajes opcionales que inviten a no oprimir el botón.

Un buen pescador tiene ya estudiada y probada una hora del día para pescar, sabe que hay momentos para hacerlo y que hay momentos en lo que es mejor no estar a la orilla del río esperando algo que no va a llegar. El creador de páginas de aterrizaje sabe lo mismo o debe saber lo mismo y entonces conoce lo crucial que es tener una página de aterrizaje lista por muy próximo o muy rápido que deba hacer el trabajo pues si lo que precede a esa página es un botón, un banner o una campaña en buscadores. La landing page debe de estar lista aún con que sea lo más prematuro posible, es decir, no puede lanzarse una campaña ni puede publicarse un banner ni puede enviarse un correo electrónico con un call to action sin que exista esta página de aterrizaje, pues carece de todo sentido. Así que la página de aterrizaje en tiempo debe de estar en sincronía con el elemento o campaña que le precede, así mismo, debe de estar disponible todo el tiempo por lo que el pescador en este caso es como si estuviera a la orilla del río en todo momento. ¿Qué se quiere decir con esto?, que debes de contemplar un método de revisión para que de manera periódica se pueda revisar que no ha sufrido algún percance tecnológico, es decir, que no se haya caído el servidor y que no exista fallas con el formulario de contacto, porque los peces van estar pasando por ese río desde el inicio desde el día uno hasta el último segundo de la campaña y puede haber fisuras en la red que pueden pasar desapercibidas porque es común que ni el emisor ni el receptor tengan noticias de un mal funcionamiento.

Hay que poner detectores de ambos lados, para lo cual existe tecnología que puede lograr esta misión, tal como si por causas ajenas a nosotros, los datos capturados por el usuario no pudieron enviarse en ese momento, desplegar un mensaje en la misma página para advertirle que lo intente de nuevo más tarde y/o para que a nosotros nos informe de que un usuario ha dejado sus datos y que es momento de comenzar el seguimiento.

Ahora, ¿Qué ocurre cuando la pesca es un éxito?, cuando el pez por fin agarra el anzuelo lo toma con su boca, no es que el pescador haya cumplido ahí su meta sino que debe contraer el hilo y sacar al pez del agua para guardarlo posteriormente, esto en nuestra labor como creadores de páginas de aterrizaje o anzuelos como se suele llamar en el mercado, actualmente se traduce en un cuidado extremo por el pez recién adquirido; desde cobijarlo por así decirlo, una vez que llega, hasta guardarlo en nuestro porta pescados para llevarlo posteriormente a nuestro hogar y hacer un rico platillo y, ¿Cómo se cuida un pescador? o mejor conocido en la jerga del marketing digital: un “lead”. Pues bueno desde que pica el anzuelo debe ya entrarse en un modo de intimidad o de cercanía o de apapacho como dijimos hace un momento, que en lo particular preferimos pensarlo así pues incluso cuando el usuario ha oprimido el botón de la acción, cuando ya dejó sus datos, desde ese momento empezamos hacer un seguimiento cordial dándole gracias por haber dejado sus datos y prometiéndole cosas que vamos a cumplir a través de ese mismo agradecimiento que aparece en una página posterior a la cual se re-dirige nuestra página de aterrizaje. Cuando oprime el botón de llamado a la acción, ahí se despliega un mensaje de agradecimiento y de aviso para ratificar que estamos conscientes de nuestro compromiso y de nuestras promesas que hicimos antes de invitarlo o pedirle de llenar el formulario. Más allá de eso, si queremos todavía apapachar más a nuestro prospecto le enviamos un correo electrónico donde aprovechamos para saludarlo de manera personal para que se sienta un trato cálido y profesional y no un proceso digital que aunque es muy bueno no deja de ser un sistema genérico, por eso no dejamos ir la oportunidad de enviar un email para saludar. Esa es la manera de cuidar en cuanto apapachos a nuestros leads, pero también hay otras formas de cuidarlo que se refieren a dónde vamos a almacenar ese prospecto para llevarlo a nuestra casa.

La primera evidentemente es cerciorarnos de que los datos que han depositado en el formulario lleguen correctamente a una dirección de correo electrónico designada por nosotros para que la revisemos constantemente, una segunda opción es asegurarnos de conectar esos datos a una base para que en automático se vayan apilando allí los prospectos o interesados y poder hacer un envío masivo de email cuando queramos. Esa es una forma inteligente de llevarlo a nuestra casa, y al decir llevarlo a nuestra casa no quiere decir que se irán a un espacio y con el tiempo se olvide, si no que tenemos planes ya para ese prospecto; no es pescar por pescar, es escoger al pescado de una manera inteligente, selectiva irónicamente hablando porque por ese río van a pasar bancos de peces y sin embargo el arte de pescar en cuanto a páginas de aterrizaje se refiere es que si lo hacemos adecuadamente lograremos que sólo piquen aquellos peces con colores y formas que nosotros ya hayamos planeado antes de salir de casa con nuestra caña de pescar, este es otro tema pero también es importante tocarlo.

Revisar También

linkbuilding

Cómo hacer linkbuilding en México sin caer en penalizaciones

Cuando hablamos de linkbuilding inmediatamente se nos viene a la mente SEO y posicionamiento web, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *