Home > Empresas > ¿Por qué los bancos e instituciones ya no creen en las microempresas?
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

microempresas

¿Por qué los bancos e instituciones ya no creen en las microempresas?

Las microempresas en México pueden peligrar debido a la carencia de fondos de financiamiento que a lo largo de las últimas décadas ha presentado un declive. Existen razones de peso que han orillado a que el binomio de las micros y pequeñas empresas y los bancos, se haya resquebrajado en su salud. Casi un 20% de las microempresas han perdido la confianza en los bancos, aproximadamente un 52,6% de los pequeños empresarios no se acercan a instituciones bancarias por considerarlo como un medio poco asequible y más del 42% de las empresas medianas afirman no requerir la ayuda de un banco.

Esta falta de acercamiento económico hacia una cooperativa de crédito puede deberse a varios factores, uno de ellos medular y se refiere a la denegación de los préstamos debido a la falta de comprobación de ingresos y sobre todo a un mal historial de crédito, el cual da marcha atrás a cualquier tipo de financiamiento. Éste es el principal problema que enfrentan los microempresarios para impulsar sus unidades de negocio; si bien es cierto que existen otras opciones como el manejo de proveedores de crédito, tarjetas de crédito, y buscar la inversión privada, la falta de financiación bancaria representa un duro golpe para el crecimiento económico de las microempresas sobre todo porque han sido consideradas como una parte poco importante en la actividad económica nacional.

Los grandes organismos como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo han emitido la recomendación a los bancos de México, de dar a las microempresas una prioridad nula debido al escaso valor que integran a la actividad económica. En pocas palabras, existe la consigna de dar la espalda a las microempresas puesto que se han considerado como un sector complicado; en primera porque el hecho de atender a tantas empresas y darles un capital que finalmente tendrá un limitado aporte económico, no es redituable; aunado a los lamentables historiales crediticios de los representantes de las microempresas, es por eso que poco viable y sustentable para las instituciones bancarias.

Para ellas, es mejor orientar esos apoyos en pro de medianas empresas, que sin lugar a dudas  han tenido una mayor vinculación con corporativos en expansión o bien, ya consolidados; de esa manera son susceptibles a mejorar su procesos, promover la innovación y sobre todo tener una mayor profesionalización que les permite aportar a la economías de manera más notoria.

Revisar También

código de barras

Todo sobre el código de barras (beneficios y desventajas en su práctica)

Se conoce como un código basado en la escritura de un acumulado de líneas paralelas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *