Home > Empresas > La importancia de incentivar lluvia de ideas en las reuniones gerenciales
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

lluvia de ideas

La importancia de incentivar lluvia de ideas en las reuniones gerenciales

El proceso acreditado como lluvia de ideas, también conocido en inglés como brainstorming, es un proceso pedagógico y práctico a través del cual se pretende forjar creatividad mental en relación a un tema determinado. Tal y como lo dice su nombre, la lluvia de ideas presume el pensar de forma rápida y espontánea en opiniones, nociones o palabras que se logren relacionar con un tema preliminarmente definido y que, entonces puedan servir para otros fines. El proceso es hoy en día muy manejado en espacios de gran concurrencia tales como reuniones profesionales, en clases de distintos niveles educativos, en debates formales e informales, entre otros.

La noción de lluvia de ideas inicia desde el hecho de aumentar la participación y generalizarla a todos los asistentes en el espacio en el cual la tertulia o el programa se llevan a cabo. Esto es así puesto que se piensa que muchas mentes, con sus características, contribuyen de mejor manera a la reproducción de ideas y de potenciales proyectos, en comparación a una sola. La misma comienza con el esclarecimiento de un tema o posiblemente también con el establecimiento de un conflicto o problema a resolver. Luego se instiga a que los miembros o los presentes planteen ideas, nociones, posibles medidas, formas de proceder, respecto de ese argumento o conflicto proyectado. Es por esto que se observa como menos estructurada y rígida que otras técnicas de planeamiento populares.

Es importante saber que la lluvia de ideas funciona correctamente si se da un tiempo más o menos explícito al momento de dar intervención abierta a todos y luego pasar a un segundo período en el cual esos conceptos deben ser limpios, ordenados, catalogados y, en ciertos casos, eliminados de la lista. El proceso de purificación puede ser elaborado por un experto o conocido sobre el contenido a trabajar (como ejemplo, en una clase sería el profesor) pero en algunos casos puede ser perfeccionado por la misma suma de personas que participó anteriormente. La aplicación de esta práctica se realiza en tres fases.

La primera es la preparación y motivación para el brainstorming por parte de la persona a cargo. Esa figura de liderazgo presenta el problema a tratar, el cual debe ser real y conocido anticipadamente ya que la meta no es experimentar y analizar problemas sino promover ideas para su correcta solución. Además debe presentar los objetivos y pautas de la técnica al grupo, tienen que contribuir libremente, durante un tiempo explícito, todas las ideas y proposiciones que les resulten sin analizar si son legítimas, correctas, potenciales o convenientes, y sin temor al ridículo. La segunda fase es la producción de ideas o desarrollo de la técnica, el tiempo del mismo no debe ser mayor a 30 minutos y el coordinador o líder debe estimular la producción de ideas tomando notas en una lista que todos puedan ver y considerar como refuerzo motivador. La tercera y última fase es la evaluación de las ideas donde se realiza la clasificación y se fijan los criterios para seleccionar las mejores, eliminando las que pudiesen no servir.

Revisar También

código de barras

Todo sobre el código de barras (beneficios y desventajas en su práctica)

Se conoce como un código basado en la escritura de un acumulado de líneas paralelas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *