clasificación de las empresas según su tamaño

Las empresas son unidades de producción organizadas y dedicadas a la explotación de determinadas actividades económicas. En la actualidad existen diversos criterios que pueden determinar una clasificación para las empresas. Esta categorización se realiza por diferentes motivos, primero para regular o legislar su funcionamiento pues no podía existir una misma normativa para todas. Además es necesario para el establecimiento de convenios entre las empresas y sus trabajadores acordes a los lineamientos de las primeras. Uno de esos criterios puede ser la clasificación de las empresas según su tamaño, de donde se desprenden cuatro modelos diferentes de proyecto, grandes, medianas, pequeñas. Cada una de ellas con sistemas de producción, personal y formas de administración y marketing diferentes.

Las grandes empresas son denominadas de esa forma porque manejan grandes cantidades de capital activo y un número basto de trabajadores a su disposición, de más de cien, que pueden incluso pasar los doscientos con facilidad. Este modelo de compañía puede desarrollarse incluso como multinacionales con sedes en distintos países del mundo. Además sus empleados están sindicalizados, su sistema de administración es muy completo y sus operaciones de producción son de gran tamaño y complejidad. Las entidades bancarias nacionales e internacionales suelen otorgarles grandes préstamos y créditos de manera casi inmediata.

[amazon bestseller=”laptops” description=” ” items=”3″]

La empresa mediana por su parte maneja un personal y capital bastante regulares. Su nómina de empleados esta entre cincuenta y cien , pero no más de eso. Pueden ofrecer una cantidad de oportunidades de empleo razonables, beneficiando a la sociedad. Su estructura interna puede separar los departamentos de trabajo y junto con la pequeña empresa ejercen gran influencia en la economía de un país. Sus procedimientos y líneas de producción generalmente están automatizados, también sus estrategias de marketing se reconocen con facilidad a nivel nacional.

Por su parte la pequeña empresa se subdivide a su vez en tres categorías. La pequeña con una cantidad de personal menor a cincuenta. Su tendencia a crecer es mucho más prometedora que las otras dos subdivisiones y su estructura organizacional permite dividir el trabajo de forma más eficiente. La microempresa es el segundo tipo, donde su capital son cantidades en extremo personales y sus trabajadores no llegan a ser más de diez personas. Es un micronegocio administrado solamente por una persona de nivel profesional. Si bien su nivel de facturación es menor a los demás tiene una gran influencia en la economía social de una ciudad debido a que representa un medio de vida aceptable para un profesional recién egresado. Así mismo es un tipo de negocio con gran potencial si se sabe manejar ya que puede evolucionar.

Finalmente tenemos un tipo nuevo de explotación comercial donde la familia es el corazón de un negocio en específico, lo que la convierte en un motor productivo, se le llama Famiempresa. Su sede suele ser el hogar de uno de los integrantes de la familia o un local pequeño en alquiler. Se considera que si logran administrar de forma correcta sus activos pueden incluso crecer hasta el nivel de una grande empresa.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS

Please enter your comment!
Please enter your name here