Conociendo la productividad de tu Pyme garantizará crecimiento

0
368
productividad

En el mundo empresarial la productividad es la métrica esencial en la que cualquier emprendedor fija su atención como indicador de mejora hacia los objetivos y como tal, debe ser observada y revisada cada cierto periodo de tiempo para asegurar que se está yendo por el rumbo correcto: una empresa con una buena productividad es garantía de una óptima producción.

Pero ojo, es común que para intentar conocerla a detalle las empresas establezcan una serie de “conceptos medibles” que podrían estar muy alejados de mostrar un panorama real y es precisamente esto lo que hay que evitar, obtener resultados engañosos que a la postre arrojen resultados poco confiables, pero ¿porqué sucede así?, pues bien, basados en nuestras observaciones, citemos algunas causas.

Antes que nada, debemos explicar que el proceso de medición se ha complicado con el surgimiento de nuevos conceptos a medir que en realidad no son esenciales para conocer la productividad, pero que por estándares empresariales “deben medirse” para cumplir con los procesos internos y es aquí en donde se pierde de vista el objetivo porque el cuidado en el cumplimiento del proceso se convierte en el fin.

Esto es en base, lo que no permite que la mejoría que pudiera presentarse sea tomada en cuenta en aras de que tal o cual indicador sea medido con el “proceso correcto”; como ejemplo a grandes rasgos tenemos el momento en el que se vinculan conceptos como retribución con indicadores de mejora, pues evidentemente la retribución es algo poco medible, casi relativo. Podemos ser más generales y deducir que el principal problema es entonces, no tener un panorama claro de qué es lo que se necesita medir y saber concretamente para qué, por supuesto, antes de iniciar cualquier medición.

Una vez con eso en claro, debemos enfocar nuestra atención en el establecimiento de variables concretas y reales, es decir, aquellas que en realidad tienen un impacto concreto en la productividad y que dependan 100% de nuestros procesos. Una vez identificadas y establecidas esas variables habrá que estarlas revisando periódicamente por el periodo deseado y NO desviarse o querer correr antes de caminar al necesitar alcanzar objetivos finales que no sean de mejora.

Si las mejoras a la productividad se han presentado deben por supuesto verse reflejadas en los resultados de esas mediciones y eso indica que se va por el mejor de los caminos, de lo contrario habrá que introducir cambios y observar su impacto con las mediciones periódicas y así hasta lograr monitorear las mejorías en la productividad. A manera de un breviario para conocer la productividad de tu Pyme, podríamos establecer los siguientes cuatro puntos:

  1. Establecer con claridad porqué y para qué deseamos mejorar la productividad.
  2. Identificar y establecer las variables concretas a medir.
  3. Medir esas variables periódicamente hasta monitorear las mejorías.
  4. No desviarse en los objetivos generales, se trata de mejorar la productividad.

Y de esta manera, verás que la productividad de tu Pyme obtiene mejorías lo bastante concretas y reales, y no solamente un montón de mediciones abstractas que son llevadas por el viento, ¡mucha suerte y manos a la obra!.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS

Please enter your comment!
Please enter your name here