Home > Empresas > Gestión Empresarial

Gestión Empresarial

¿Qué es la gestión empresarial?


La gestión empresarial o administración es la ciencia social que estudia y analiza las prácticas usadas para administrar. El término “administración” se refiere a la dirección, a la gestión. Es decir, el acto de administrar o gestionar empresas, recursos humanos o recursos económicos con el fin de lograr los objetivos definidos.


Es un área de conocimiento basado en un conjunto de principios, normas y funciones diseñadas para disciplinar los factores de producción, con el fin de lograr determinados fines como la maximización de beneficios o la adecuada prestación de servicios públicos.


El origen de la gestión empresarial


Aunque la realización de acciones de esta clase ha sido realizada desde que los hombres viven en sociedad, la formalización de la gestión es relativamente reciente. Se inicia entre 1880 y 1920, cuando aparece la figura del agente a sueldo; hasta ese momento, desde la revolución industrial, los líderes de negocios eran en su mayoría empresarios o sus herederos, sin embargo, algunos de estos propietarios herederos preferían delegar la gestión de sus empresas a los empleados formados para la ocasión, lo que provocó la publicación de los primeros trabajos especializados.


Hacia el final del siglo XIX, Frederick Taylor es quien propone el concepto de gestión científica que se basa en la descomposición de los procesos de mano de obra elemental cronometrados y racionalmente organizados para formar una línea de producción, Taylor quería aplicar los principios generales de la mejora de la productividad mediante la división del trabajo en la empresa que Adam Smith había subrayado, también compartió la idea con Henry Ford de que el aumento del rendimientos se puede lograr a cambio de un buen salario y motivación.


Después de ese origen, la gestión empresarial ha ido en constante evolución hasta llegar a ser la ciencia complicada que hoy en día es, hay teorías, modelos y una infinidad de textos que ahondan sobre los temas de la administración, que ha llegado a ser una carrera universitaria de donde salen gestores preparados para las empresas que siempre necesitan ser gestionadas.


Gestión empresarial y control


La condición básica para una gestión empresarial y un control que funcionen bien es una visión de conjunto clara y común sobre los objetivos y la misión de la empresa. La gestión empresarial se centra en los procesos interpersonales, cuyos ingredientes principales son el diálogo, los procesos y los procedimientos, estos ingredientes son cruciales para la forma en que el día a día será manejado en forma de objetivos, presupuesto y los resultados se gestionan y se verifican en la vida cotidiana.


En una perspectiva de gestión empresarial, es fundamental la gestión y el liderazgo, así como la cultura organizacional práctica, se trata de apoyar y fortalecer las operaciones y a los empleados. Las condiciones para el funcionamiento del trabajo presuponen que existe una infraestructura de apoyo en sistemas, políticas, prácticas y procedimientos que permiten la coordinación de las actividades y proporcionan una base para la toma de decisiones en el nivel adecuado, cuando se toman decisiones buenas, la misma ley de infraestructura se usa como herramienta de análisis de la organización y sus empleados.


La gestión empresarial y sus medios de control son la identificación de lo que hay que hacer, cuando hay que hacerlo, a qué nivel y cuántos tienen que participar para crear una acción efectiva. En la empresa moderna, las demandas más altas aparecen de forma continua en diversas actividades para que funcionen sin fallos, los requisitos van desde la mejora de la eficiencia en diversas cuestiones éticas, hasta la óptima entrega de resultados, pero básicamente, se trata de asegurar un buen control interno por medio de una gestión empresarial adecuada.


Con una buena gestión y control interno, también se incrementa la flexibilidad y el potencial del negocio para adaptarse a los cambios tanto internos como externos, y mejora el acceso a los objetivos establecidos. Esto debe ser un elemento integral del modelo de negocio para la planificación, la gestión y el control, que deben basarse en los objetivos operacionales y misión de las organizaciones.