5 consejos para una evaluación de riesgos más eficaz

Las evaluaciones regulares de riesgos son uno de los pilares más importantes de cualquier departamento de gestión de riesgos. Aunque la realización de evaluaciones de riesgos se considera hoy en día como la mejor práctica, es fácil sobreestimar su amplitud.

Como resultado, algunos gestores de riesgos están condenados desde el principio a obtener resultados mediocres.

Para una rápida verificación de la adecuación de sus evaluaciones de riesgos, determine cuántas de las siguientes 5 mejores prácticas tiene integradas en su proceso de ERM.

Los 5 consejos para evaluaciones de riesgo más efectivas recomendadas por GSM Empresa de seguridad.

  1. Adoptar un enfoque de causa raíz: La causa raíz nos dice por qué ocurre un evento y es la forma más efectiva de recopilar datos de riesgo. El uso de las cinco categorías de causas fundamentales (Externo, Proceso, Sistemas, Personas, Relaciones) ayudará a determinar las estrategias de mitigación más efectivas.
  2. Estandarizar la escala y los criterios de evaluación: La mayor barrera para una evaluación de riesgos efectiva es la subjetividad. La subjetividad impide que las evaluaciones sean útiles a través de múltiples silos de negocios, incluso cuando son relevantes. La escala y los criterios estándar de toda la empresa hacen que las evaluaciones sean aplicables a todos los departamentos, minimizando el trabajo duplicado.
  3. Vincular los riesgos a los planes de acción: Una vez que los riesgos han sido identificados y evaluados, el siguiente paso es asignarles estrategias de planes de acción (también conocidos como controles o actividades de mitigación). Incluso si múltiples riesgos están vinculados a la misma mitigación, la formalización de este paso es la única manera probada y verdadera de asegurar que las actividades neutralizan la causa de fondo. Sin los vínculos adecuados, los controles podrían mitigar un síntoma en lugar de la fuente, y convertirse en actividades de forma-sobre-la-sustancia. Además, es imposible evaluar la eficacia de un control sin conocer el riesgo que los controles están gestionando.
  4. Conectar los riesgos con los objetivos estratégicos: Identificar las metas más importantes de su organización es una faceta indirecta pero importante de la gestión de riesgos; es difícil asegurar el logro de las metas estratégicas si no se sabe cuáles son los riesgos a nivel operacional. Después de identificar sus objetivos estratégicos más críticos, vincularlos a los riesgos de causa raíz del Paso #2 le permitirá identificar y priorizar las vulnerabilidades y construir el caso de negocio para obtener recursos para abordar estas vulnerabilidades.
  5. Integre el ERM en las actividades diarias: En pocas palabras, el riesgo debe ser parte de la responsabilidad laboral de todos. Usted debe comenzar a integrar un enfoque basado en el riesgo, o lo que llamamos gestión del riesgo empresarial (ERM), en las actividades diarias de todos, comenzando por su propia área. Todas las sorpresas en los negocios son malas, desde sorpresas menores como el incumplimiento de una fecha límite, hasta sorpresas mayores como hallazgos de auditoría, excesos de presupuesto o escrutinio regulatorio.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS

Please enter your comment!
Please enter your name here