Empresas familiares: ¿una herencia obligada a los hijos y nietos?

0
34
pyme familiar

Es común que cuando tus padres tienen un negocio o empresa, automáticamente consideren que tú serás su sucesor o incluso que en determinado momento tomarás las riendas. A veces involucran tanto a sus hijos en la empresa familiar, que no se detienen a pensar si realmente ellos quieren seguir con el legado familiar.

Cuando se tiene una empresa propia se debe de pensar en las ventajas. Una de las que deberían resonar más es que se hace lo que te gusta, además puedes organizar tu tiempo a medida que te beneficie para realizar otras actividades. Lo importante es saber transmitir a los hijos la misma pasión y dedicación por el negocio familiar.

En una empresa familiar suelen pasar diversos conflictos y es natural cuando analizamos que es como llevar la casa al trabajo, por ello es indispensable establecer algunos factores para que todo sea productivo. En primer lugar, es importante asignar funciones, si logras que cada uno se haga responsable de algo, lograrás que el trabajo sea equitativo y se entusiasmen a ejecutarlo.

Una vez se ha asignado el trabajo se debe dejar claro que no se puede rebasar el límite de confianza, ya que por ser hermanos, primos o tíos suele pasar que se aprovechan los parentescos para evadir trabajo o sobre cargar a otro. Lo importante en un negocio familiar es separar el trabajo con el parentesco incluso el tiempo laboral con el de la familia o el de ocio.

A medida los hijos van creciendo y es importante involucrarlos en el negocio de una forma en que se animen a realizar su labor y no la vean como un castigo. También es importante dejar que ellos se desarrollen en lo que más les guste y disfruten hacerlo. Lo importante es despertar el amor por el negocio y así lograr que perdure por más generaciones.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS

Please enter your comment!
Please enter your name here