Como se compone la fracción arancelaria para comercializar productos

0
9
fracción arancelaria

La fracción arancelaria es la manera universal de lograr que un producto pueda ser identificado, la misma recoge cada uno de las características que describen cada uno de los productos que van a ser exportados y determinar las tarifas arancelarias correctas. Es imperativo hacerlo pues si se hacen con la fracción arancelaria incorrecta conlleva al cobro de multas, costos extras o hasta incluso generaría la deportación entera del producto en cuestión. Es por tal motivo que para establecer la descripción debe ir desde lo más general hasta lo más específico, además de ser muy específicos y cuidadosos de todos los detalles. Alrededor del mundo cada producto fabricado esta condensado en un mismo documento de nombre Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías (SA), estableciendo así un lenguaje común de operaciones comerciales internacionales con veintiún secciones, más de noventa capítulos, un total aproximado de mil doscientas partidas y total que supera los cinco mil subpartidas.

La fracción arancelaria está compuesta por seis dígitos determinados de forma internacional para las exportaciones y de ocho para las importaciones, siendo los últimos dos dígitos establecidos por el país que solicita el producto. Es un método aún usado en más de doscientos países que logra la categorización y clasificación de los productos más comunes exportados, agregando además una forma homogénea de códigos económicos. Los primeros dos números son el capítulo, al sumar los dos siguientes obtenemos la partida, los dos siguientes conforman la subpartida y los últimos dos, en el caso de las importaciones, complementan la fracción arancelaria.

Tres criterios generales son establecidos para lograr una clasificación coherente con la economía de cada país que utiliza el sistema. El primer criterio es el origen del producto según los llamados tres reinos de la naturaleza (vegetal, animal y mineral). Dentro del mismo se encuentran dos grupos divisores en veintiún secciones, el primer grupo se encuentran según la composición de los mismos (madera, papel, vidrio, entre otros) y el segundo grupo es según la función que eximen como ejemplos mencionamos los juguetes, los muebles o relojería. Para el segundo criterio se incluyen todos los productos según el grado de elaboración, desde los más simples a los más complejos. Un ejemplo claro de los más simples son los utilizados como materia prima como los lingotes de hierro y los más complejos integran en este grupo a los productos semielaborados como las láminas de hierro o productos terminados como tal como estanterías.

El tercer y último criterio se compone por la presentación dada al producto en cuestión para ser introducido al mercado. Es un componente determinante para hacer una correcta clasificación de los productos pues va a depender de la manera como llega a los mercados, esa será la fracción que se le dará. Como ejemplo mencionamos los productos llegados en presentación para venta al por mayor, al por menor, mezclas de varios o en sustancias, entre otras. Como se puede notar solo si se puede establecer una fracción arancelaria entrará al mercado un producto con el valor correcto para su venta posterior.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS

Please enter your comment!
Please enter your name here