¿Sabes cómo calcular la fracción arancelaria de tu producto?

0
20
fracción arancelaria

Primero que nada, tenemos que dejar bien claro lo qué es la fracción arancelaria; es una etiqueta fiscal de identificación que está homologada con los países que conforman la Organización Mundial de Aduanas y es la forma de identificar el producto e imponer el arancel o impuesto que le corresponda al llegar a un país extranjero; se utiliza también para saber los permisos y restricciones no arancelarias que el producto genera en ciertos territorios, para hacer un cálculo de los precios estimados, o simplemente para identificar al producto al requerirse mayor información sobre el.

Esta fracción arancelaria se compone de 8 dígitos divididos en pares correspondiendo al último par la fracción arancelaria propiamente, estos dos últimos dígitos son manejados localmente y su cálculo por ley autoriza únicamente a los agentes aduanales, brokers aduanales, apoderados aduanales o a las instituciones gubernamentales indicadas, para poderlo llevar a cabo; principalmente por el grado de especialización, dificultad técnica, y las enormes responsabilidades y riesgos que implicaría un mal cálculo.

Por lo expuesto anteriormente, recomendamos acudir con las personas indicadas en caso de requerir el cálculo de la fracción arancelaria de su producto, en el caso de México, existen agentes aduanales con experiencia en el tema, o bien, acudir a las instancias hacendarias gubernamentales para recibir orientación; bajo ningún motivo sugerimos que intentes calcularla tú mismo, más, si lo que deseas es solo darte una idea de la clasificación arancelaria para realizar tus operaciones en cuanto a comercio exterior se refiere, en México existe un catálogo online del Sistema de Información Empresarial Mexicano perteneciente a la Secretaría de Economía, en donde la puedes consultarla.

La fracción arancelaria es un tema delicado como nos hemos dado cuenta, el realizar los papeleos de una importación con la fracción arancelaria equivocada, ocasionará multas, gastos adicionales e incluso puede ocasionar ¡la deportación del producto entero!, por lo que debemos insistir en que debe ser calculada de una forma muy detallada, minuciosa y cuidando cada aspecto; pero antes que nada, al pretender exportar o importar, hay que asegurarse de que la mercancía vaya dirigida o sea traída a/de un país que esté homologado con el uso del tal “Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías”, (documento elaborado por la Organización Mundial de Aduanas que concentra toda la variedad de productos fabricados en el mundo), y luego verificar que las tarifas sean compatibles en ambos territorios checando los dígitos para asegurarse de que se trata de la misma mercancía, para finalmente y si todo coincide se generen los cálculos de la fracción arancelaria y se proceda al diseño de estrategias de marketing en el mercado a explotar.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS

Please enter your comment!
Please enter your name here