Home > Coaching Empresarial > Los 5 tipos de liderazgo que aporta la psicología de grupo
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

tipos de liderazgo

Los 5 tipos de liderazgo que aporta la psicología de grupo

Todos conocemos personas que parecen haber nacido con una habilidad especial para dirigir, organizar, dar órdenes, innovar, motivar y guiar a los demás, por ello aquí echamos un vistazo más de cerca a cinco tipos de liderazgo y sus propiedades específicas.  La palabra “liderazgo” en la psicología está vinculada a un nombre y un experimento: se llevó a cabo por Kurt Lewin, con la Segunda Guerra Mundial como telón de fondo, en este contexto histórico, diferentes dictadores surgen y llevan a muchas personas a creer en sus proyectos, sin importar si son correctos o incorrectos. Para que un nuevo líder surja siempre debe haber un vacío dejado por un líder fuerte y un poder establecido.

Podemos entender por qué el interés en el liderazgo que surgió dentro de la jerarquía militar y política se ha expandido a otras áreas como la educación, el deporte y los negocios. Esto se ha convertido en un tema relevante, hoy en día, por desgracia no tenemos una clasificación común para los diferentes tipos de liderazgo, por lo tanto, vamos a describir las clasificaciones utilizadas principalmente en la psicología de grupo. Las clasificaciones distingue cinco tipos de líderes, dos más que los establecidos por Kurt Lewin:

Liderazgo que se delega (el dejar hacer): Aquí nos referimos al jefe invisible, que deja hacer. Es una especie de gestor cuyo trabajo consiste en distribuir los datos, esto es especialmente eficaz para los grupos con personas capacitadas y motivadas que están a la espera de alguien para empujarlos en la dirección correcta. Este es el tipo de líder proporciona guía y garantiza la comunicación entre los miembros del grupo, el peligro de tener un líder como este puede ocurrir si hay situaciones que requieren que intervenga. Un ejemplo de tal líder es Gandalf.

Liderazgo autocrático: Estos líderes sí que hablan con el grupo en el que están trabajando, pero no escuchan, al mismo tiempo, pueden ser muy controladores, funcionan bien en grupos que están motivados pero tienen dudas cuando se trata de la forma de desarrollar lo que tienen que hacer. El peligro es que este tipo de líder puede ser malo para los grupos que están bien preparados, lo que hace que todo el mundo caiga por el precipicio cuando el líder decide ir en contra de ellos. Los líderes autocráticos tienen una tendencia a demostrar superioridad hacia las personas que lideran, y pueden dar algunas señales de advertencia. Un ejemplo de un líder autocrático es Margaret Thatcher.

Liderazgo democrático: Como es fácil adivinar, esto es ideal en muchos sistemas políticos occidentales; los líderes demócratas tratan de maximizar la comunicación en ambos sentidos, conducen, pero sin olvidar la necesidad de absorber las votaciones que el grupo ofrece en cuanto a su decisión. Los líderes demócratas son grandes para los grupos que están preparados, pero no generan mucha motivación, la sensación de que alguien está escuchando puede ser el mejor remedio para esta deficiencia, y por lo tanto, para  aumentar su interés en el caso. Un ejemplo de un líder democrático es Nelson Mandela.

El liderazgo transaccional: El liderazgo transaccional se centra en la meta, este tipo de líder requiere un tutor o un coach que contribuya a la motivación del grupo; dan premios y castigos en función de los intereses del grupo y del logro. Para este tipo de líder la motivación es esencial y una gran labor a realizar. El peligro con este tipo de líder es que el grupo muchas veces pueden ser dañado por la dirección de carrera que el líder tenga, un ejemplo de esto puede ser el entrenador de fútbol.

El liderazgo transformador: Por último, el liderazgo transformador se centra en la motivación del grupo, pero se ve desde los propios datos, la intención es que el grupo alcance sus objetivos, pero sin olvidar otros objetivos. Estos objetivos pueden ser diversos y variados: para mejorar las habilidades, aumentar la dinámica dentro del grupo, tomar mayores preocupaciones ambientales, etc. Este tipo de líder es especialmente bueno cuando lo necesitan para dirigir un grupo que no tiene mucho conocimiento o motivación, y uno que no se siente presionado para lograr el objetivo principal. Un ejemplo de tal líder es John F. Kennedy.

Revisar También

cómo ser un buen líder

Consejos y alineamientos de cómo ser un buen líder en el trabajo

Un líder es un persona que se destaca por sobre los demás en un grupo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *