Estableciendo el diálogo directo mediante el liderazgo situacional

0
21
liderazgo situacional

El liderazgo situacional fue desarrollado por Paul Hersey y Ken Blanchard en la década de los sesenta y nos dice que hay un estilo de liderazgo que funciona mejor y cuya teoría es fácil de absorber. El liderazgo situacional, abreviado como SAL, es uno de los modelos más famosos del mundo de la dirección y su propósito es facilitar el diálogo y dar a los empleados el apoyo adecuado para mejorar el rendimiento en el trabajo: La idea es que el líder situacional actúe usando tres habilidades:

El diagnóstico, que es la evaluación de la situación del individuo y de la necesidad de apoyo y orientación; el adaptar el estilo de gestión basado en la evaluación: Instruir, asesorar, apoyar y delegar, y finalmente, la asociación que servirá para crear una agenda común y aclarar lo que necesitan el uno del otro para trabajar más eficientemente.

Las cuatro categorías del liderazgo situacional

También, el liderazgo situacional divide los comportamientos de liderazgo en cuatro categorías a saber: La de instrucción, que está caracterizada por la comunicación y el control en un solo sentido: el líder define las funciones y tareas individuales o del grupo, da respuestas al qué, cómo, quién, cuándo, dónde y por qué; luego está la categoría del asesor, en donde el líder está tratando de vender la misión y así obtener empleados o grupos motivados que apoyen en los objetivos y actúen siempre bajo la misión de la empresa, se centra más en entrenar la comunicación de dos vías y en la construcción de confianza en sí mismo del empleado y proveerle la sensación de control sobre la vida.

Luego entra en la categoría de apoyo, en la cual el líder involucra a los empleados en las decisiones relativas a las tareas que hay que resolver y que no son tan controlables, aquí, el liderazgo coaching es básicamente sinónimo de este estilo de gestión. Esto da paso a la categoría delegativa, en la que el líder todavía está implicado en las decisiones, pero los procesos y las responsabilidades se han asignado al segundo en el orden o a la totalidad del grupo, mientras esté claramente definido lo que debe hacerse, los empleados manejan esto por su cuenta.

Sin duda, este tipo de liderazgo suena muy atractivo para ser aplicado en tu empresa, pues brinda la estructura necesaria para que el diálogo con los empleados se haga de ambas vías y sea más directo.

DÉJANOS TUS COMENTARIOS

Please enter your comment!
Please enter your name here